Evite consumir estos alimentos en exceso y retardará el envejecimiento de la piel

Hay factores internos y externos que inciden en el cutis con el paso del tiempo. La pérdida de colágeno, elasticidad o hinchazón pueden demorar en aparecer si se siguen estos consejos.

Si bien es cierto la genética y parte de la rutina puede jugar en contra o a favor del envejecimiento, la alimentación es un factor externo – al igual que la exposición al sol – que las personas pueden modificar y con ello ayudar a retardar el paso del tiempo en la piel. El dicho que dice, “somos lo que comemos”, parece calzar perfecto en esta oportunidad, pues la comida tiene directa relación con el cuidado de la dermis.Existen ciertas comidas que cuando se consumen en exceso afectan la elasticidad y tonicidad de la piel.
Las células envejecidas prematuramente impactan en la producción natural de colágeno, aparecen las primeras líneas de expresión, la piel toman un tono apagado, aparecen las bolsas en los ojos y otros molestos signos que evidencian el paso de la edad.En el medio “Extensión” presentaron una lista de diez alimentos que más aceleran el envejecimiento, por dentro y por fuera el organismo. Es recomendable que estos se consuman con moderación para tener una rutina “pro juventud”.
1- Grasas trans: son por excelencia las enemigas de una dieta balanceada y por ende no pueden quedar fuera de esta lista. Están presentes en las comidas procesadas y tienen una gran incidencia en las enfermedades cardiovasculares al tapar las arterias con sus compuestos y también hace perder la elasticidad de la piel. Cuando son saludables los aceites naturales como el de oliva, girasol o coco, la fuente de vitamina E previene la oxidación de las células.
2- Azúcares: si bien es cierto éstos pueden mejorar el tono de la piel y mostrar un aspecto saludable. Pero ingerirlos en exceso puede sobrecargar al organismo lo que se conoce como la “senda de la insulina” y afecta los vasos sanguíneos, acelerando el envejecimiento cutáneo y dando un tono apagado e hinchazón. En este sentido, lo ideal es consumir mucha fruta.
3- Sal: una dieta baja en sodio ayuda a mantener una piel más joven, pero el exceso de sal sube la presión sanguínea, algo que disminuye la producción natural de colágeno y produce flacidez, descolgamiento y efecto apagado.
4- Café: es una de las bebidas más consumidas en invierno pero acelera el envejecimiento de la piel, esto porque deshidrata el cuerpo lo que produc la pérdida de luminosidad.
5- Carnes rojas: los expertos llegan a limitar su consumo dos veces por semana, ya que su alto contenido en carnitina (presente en su proteína) puede producir envejecimiento cutáneo prematuro porque endurece los capilares.
6- Carbohidratos simples: los alimentos que contienen un índice glucémico alto, como por ejemplo las harinas refinadas y la pasta, ayudan a que se rompa el colágeno y la elastina en la piel. Es el camino directo a una piel menos flexible, más frágil y con más arrugas. Es mejor optar por los integrales.
7- Alcohol: tiene un efecto similar del café sobre los dientes, también produce deshidratación y favorece que se hinchen los ojos y la aparición de bolsas.
8– Comida picante: si eres de los que tiene la piel sensible, el picante será el peor enemigo. Dilata los vasos sanguíneos y favorece que se rompan, que aparezca la rosácea y que la piel manifieste su peor aspecto.
9- Conservantes de la carne: embutidos de baja calidad contribuyen a acelerar el envejecimiento y producen alteraciones como la rosácea e inflamaciones nada favorecedoras.
10- Refrescos azucarados: además de ganar peso, el abuso de bebidas azucaradas acelera el envejecimiento, ya que los azúcares provocan que las células mueran más rápidamente. Las alternativas son los zumos, las bebidas ‘light’ o cervezas sin alcohol.

Deja un Comentario

Puedes Usar Atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>